Imprimir
PDF

LA ESPONSORIZACIÓN, EL SUSTENTO DEPORTIVO

Escrito por Eva Hita on 04 de Marzo de 2015.

Actualmente, la situación mundial con respecto al patrocinio para cualquier tipo de deporte se está viendo afectada por las crisis de cada país. Las grandes empresas o marcas que disponen del capital para este tipo de acciones se ven obligadas a recortar grandes presupuestos, y de ahí que deban invertirlos en acciones con un retorno más directo. Los objetivos que se marcan a nivel contable en cada una de esas empresas, a corto plazo, hacen que invertir en deporte no sea rentable.

Aunque hablamos del motor, es un mal endémico aplicable al resto. Cualquier deporte necesita de un proyecto a medio y largo plazo para conseguir recoger su fruto, bien sea deportivo o mediático. Es una lástima que hoy en día los departamentos de marketing no puedan trabajar con ese timming, debido a las exigencias de resultados y a la comodidad de no salir de la “zona de confort” que supone no arriesgarse. El deporte es riesgo, la posibilidad de ganar está, igual que la de perder. Por más que un deportista entrene duro y dedique todas las horas del día, nada le asegura que va a poder conseguir el primer puesto. Lamentablemente, es así como suele mirarse el deporte, pero no sólo ganar hace grande a un deportista o a una marca.

A pesar de que el público es una parte importante para cualquier empresa, cabe destacar, que cualquier marca debe hacer un trabajo importante para posicionar un nuevo producto, hacer que te conozcan y recordar en todo momento que estás ahí para lograr la fidelización del cliente. Y para ello, se debe captar, convencer y lo más difícil, conservar. ¿Por qué al deportista no lo ven como un producto más? El marketing tiene la capacidad de inventar y reinventar. Los valores que transmite el deporte son valores humanos muy importantes, que muchas veces olvidamos o no somos capaces de ver ni aprovechar.

Qué lástima que muchas empresas no sean capaces de ver el diamante en bruto que un equipo le puede proporcionar, y muchos de estos equipos se encuentren indefensos delante de la exigencia por un “retorno” que ellos no pueden controlar. El trabajo del equipo es dar una buena imagen y conseguir los objetivos deportivos que se han propuesto, o igual estoy equivocada…

Tienes que estar registrado para dejar un comentario.