Imprimir
PDF

El motociclismo, un deporte

Escrito por Eva Hita on 04 de Marzo de 2015.

En plena actividad de Santiago con los Juegos Suramericanos, es buen momento para una reflexión deportiva. El deporte se puede entender de dos maneras: como una actividad física ejercida como juego, pasatiempo, placer, diversión o simplemente ejercicio físico, o como el talento o condiciones necesarias en aspectos como habilidad técnica, capacidad física, constitución y cualidades psicológicas en una disciplina específica, todo con el objetivo de resultados competitivos a nivel internacional. Según ambas definiciones, comúnmente encontradas en cualquier descripción, intentemos observar dónde está el deporte en el motociclismo, por muchos no considerado como tal.

Partimos por dos condiciones necesarias para su práctica: equilibrio y físico. Ambas requieren de una mínima condición muscular, auditiva, visual y cognitiva. Cada una de las disciplinas del motociclismo, a nivel de alto rendimiento, requiere de una exigencia distinta. En el Motocross prima su capacidad aeróbica y fuerza muscular. El estado óptimo conjunto le proporciona al piloto poder mantener una regularidad física constante para afrontar las largas y duras tandas, superando las dificultades del circuito. Muy opuesta sería la modalidad de Trial, en la que -a diferencia del 
Motocross-, prima el equilibrio y para ello una preparación física ligera, elástica y flexible, aunque con buena resistencia muscular debido a la posición que se adopta en la conducción de la moto, el cambio de pesos en los saltos y la coordinación perfecta de todos los movimientos. La tercera gran disciplina que cierra la parte de offroad sería el Enduro, que mezclaría la fuerza física y aeróbica del Motocross con la agilidad del Trial. La disciplina estrella -y aunque lo parezca, no menor-, es la Velocidad. Armónica, tanto muscular como técnica, el peso-potencia de la moto llevada al límite de sus posibilidades, requiere de una preparación acorde a lo que la moto exige. De ahí que la mayoría de pilotos sean de estatura baja y constitución pequeña, ya que les ayuda a poder tener un acople perfecto con la moto. 

Pero si nos apartamos y tomamos una visión general de todas las modalidades, sus comparaciones no son compatibles (un piloto de velocidad no tiene el mismo entrenamiento ni condición física para hacer trial; uno de trial no podría ser bueno en motocross y uno de enduro quizás tendría las cualidades para velocidad). Sin embargo, 
tienen algo en común: el equilibrio para sostenerse en dos ruedas, la condición física muscular adecuada que le permite compensar los movimientos y adaptarse al máximo a la moto formado parte de ella, la capacidad de reacción ante cualquier imprevisto que pueda surgir y el ritmo y coordinación para dosificar las fuerzas. Todas estas cualidades deben ser trabajadas adecuadamente para poder conseguir un mayor rendimiento y minimizar cualquier desgaste o distracción física que pueda distraer al piloto de su tarea principal, pilotar.

Así pues, ¿siguen pensando que el motociclismo no es un deporte?

Tienes que estar registrado para dejar un comentario.